Filamentos y Residuos del café para imprimir en 3D

Imagen creada con Adobe Firefly

La impresión 3D, es una tecnología moderna y revolucionaria que permite la creación de objetos tridimensionales colocando capas de material, unas sobre otras, generalmente en delgadas secciones transversales horizontales. Este proceso permite la producción de artículos complejos y personalizados, que van desde prototipos simples, hasta variados objetos, todo con gran precisión y eficiencia. Uno de los componentes clave de la impresión 3D es el filamento, que es el material utilizado para construir los materiales físicos.

La materia prima de los filamentos comunes utilizados en la impresión 3D, suele clasificarse en dos grupos: termoplásticos y materiales especiales. Exploremos algunos de los materiales utilizados con más frecuencia en cada categoría:

Termoplásticos:

PLA (ácido poliláctico): El PLA es uno de los materiales de impresión 3D más populares debido a su facilidad de uso, baja temperatura de impresión y mínima deformación. Es biodegradable y se utiliza a menudo para prototipos y modelos estéticos.

ABS (acrilonitrilo butadieno estireno): el ABS es conocido por su durabilidad y resistencia al impacto. Se utiliza comúnmente en aplicaciones donde se requiere resistencia y dureza, como piezas de automóviles y prototipos funcionales.

PETG (tereftalato de polietileno glicol): PETG combina lo mejor de PLA y ABS, ofreciendo buena resistencia, flexibilidad y durabilidad. A menudo se utiliza para piezas mecánicas, carcasas e impresiones funcionales.

TPU (poliuretano termoplástico): El TPU es un filamento flexible y elástico ideal para producir artículos como fundas para teléfonos, calzado, juntas y otros objetos que requieren elasticidad.

Materiales especiales:

Nailon: El nailon se valora por su alta resistencia, durabilidad y resistencia al impacto. Se utiliza para aplicaciones que requieren dureza, como engranajes, cojinetes y componentes mecánicos.

ASA (acrilonitrilo estireno acrilato): ASA es similar al ABS pero ofrece resistencia a los rayos UV y resistencia a la intemperie superiores, lo que lo hace adecuado para aplicaciones en exteriores y piezas funcionales.

PC (Policarbonato): La PC es conocida por su excepcional resistencia al calor y solidez. Se utiliza en aplicaciones como componentes de alta temperatura, accesorios de iluminación y lentes ópticas.

Compuesto de fibra de carbono: los filamentos con refuerzo de fibra de carbono proporcionan mayor resistencia y rigidez, lo que los hace adecuados para aplicaciones aeroespaciales, automotrices e industriales.

Metal y compuestos metálicos: algunas impresoras 3D pueden trabajar con polvos metálicos, lo que permite la creación de piezas metálicas. Para producir objetos funcionales, se utilizan materiales como acero inoxidable, aluminio y titanio.

Los anteriores, son apenas ejemplos de los muchos materiales disponibles para la impresión 3D. La elección del filamento depende de los requisitos específicos de un proyecto determinado, incluidas las propiedades mecánicas, la apariencia y las condiciones ambientales. A medida que la tecnología de impresión 3D continúa evolucionando, se espera que la gama de materiales disponibles se amplíe, ofreciendo aún más posibilidades de personalización e innovación.

Ahora bien, recientemente, Daniel Strain y Nicholas Goda, escritor científico y especialista en noticias multimedia, respectivamente, publicaron en Sept. 8, 2023, acerca de utilizar los residuos del café colado (posos de café o cuncho) para crear material utilizable en la impresión 3D.

Imagen: University of Colorado Boulder

Su artículo menciona que, Investigadores de la Universidad de Colorado, Boulder (CU Boulder) y la Universidad Carnegie Mellon han desarrollado una técnica para imprimir objetos tridimensionales (3D) a partir de posos de café usados. Michael Rivera y sus colegas de CU Boulder combinan los residuos  con aditivos alimentarios, goma de celulosa y goma xantana, que forman una pasta cuando se mezclan con agua. Rivera modificó una impresora 3D con tubos de plástico y una jeringa llena de pasta. Los investigadores han impreso joyas, pequeños maceteros y tazas de café expreso con este método. Rivera imagina una impresión 3D más sostenible en la que «podrías comprar algunas cosas en un supermercado y en línea y ponerte en marcha».

Ir al artículo completo

Scroll al inicio