Ciberseguridad, riesgos y necesidades de expertos en el área

La ciberseguridad corresponde a la práctica de proteger los sistemas informáticos, las redes y los datos digitales contra accesos no autorizados, ataques, daños o robos. Abarca una amplia gama de tecnologías, procesos y prácticas diseñadas para salvaguardar la información y garantizar la integridad, confidencialidad y disponibilidad de los activos digitales.

Imagen: Pixabay

En el mundo de la Internet existen numerosos riesgos y amenazas de ciberseguridad que suponen un desafío constante para la seguridad de los sistemas de información. Podemos mirar las vulnerabilidades y riesgos más comunes:

Malware:

Software malicioso, incluidos virus, gusanos, troyanos y ransomware, que puede infectar sistemas y comprometer los datos y la funcionalidad. Los usuarios pueden descargar malware sin saberlo a través de enlaces maliciosos, archivos adjuntos de correo electrónico o software comprometido.

Phishing:

Los ataques de phishing implican intentos fraudulentos de engañar a las personas para que revelen información confidencial, como credenciales de inicio de sesión y datos financieros. Los ciberdelincuentes suelen hacerse pasar por entidades confiables para ganarse la confianza de las personas.

Violaciones de datos:

El acceso no autorizado a bases de datos o información confidencial puede provocar violaciones de datos. La información personal y financiera puede quedar expuesta, lo que lleva al robo de identidad y pérdida de dinero.

Ingeniería social:

Este es un tipo de ataque que manipula a las personas para que revelen información confidencial o realicen acciones que comprometan la seguridad. La ingeniería social se puede ejecutar mediante técnicas como pretextos, acosos, hostigamientos y seguimientos.

Ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS):

Los ataques DDoS inundan una red o un sitio web con un gran volumen de tráfico, abrumándolo y provocando que no esté disponible para los usuarios. Esto puede interrumpir los servicios y provocar pérdidas económicas.

Amenazas internas:

Los empleados, contratistas u otras personas con acceso a los sistemas de una organización, pueden plantear riesgos al comprometer la seguridad de forma intencionada o no. Esto puede incluir robo de datos, sabotaje o negligencia.

Software sin parches y vulnerabilidades:

Si no se actualizan y parchean periódicamente el software y los sistemas, estos quedan susceptibles a la explotación por parte de ciberatacantes que conocen estas debilidades.

Vulnerabilidades de día cero:

Las vulnerabilidades de día cero son fallas de software previamente desconocidas que los atacantes descubren y explotan antes de que los desarrolladores puedan lanzar un parche. Esto deja a los sistemas en riesgo hasta que haya una solución disponible.

Autenticación y control de acceso inadecuados:

La autenticación de usuario y el control de acceso deficientes o mal administrados pueden provocar acceso no autorizado y violaciones de datos.

Riesgos de IoT y dispositivos móviles:

La proliferación de dispositivos de Internet de las cosas (IoT) y tecnología móvil ha introducido nuevos vectores para los ciberataques. Estos dispositivos pueden carecer de medidas de seguridad sólidas, lo que los hace vulnerables a quedar comprometidos.

Ransomware:

El ransomware cifra los datos de la víctima, haciéndolos inaccesibles hasta que se pague un rescate al atacante. Este tipo de ataque puede provocar importantes pérdidas financieras y robo de datos.

Ataques a la cadena de suministro:

Los ciberdelincuentes pueden apuntar a la cadena de suministro para comprometer componentes de software o hardware antes de que lleguen al usuario final, introduciendo vulnerabilidades en productos y sistemas.

Las medidas eficaces de ciberseguridad son cruciales para mitigar estos riesgos y proteger los activos digitales. Esto incluye una combinación de seguridad de red, controles de acceso, cifrado, actualizaciones periódicas de software, educación de los usuarios y planes de respuesta a incidentes para abordar y recuperarse de posibles infracciones.

En la actualidad, la fuerza laboral especializada en ciberseguridad escasea frente a las necesidades de la industria y el sector empresarial en las diferentes áreas.

Imagen: Pexels

Un informe publicado por Hannah Murphy, reportera de tecnología del Financial Times, del 4 de septiembre de 2023, indica que, El Consorcio Internacional de Certificación de Seguridad de Sistemas de Información (ISC2) estimó que había aproximadamente 4,7 millones de personas en la fuerza laboral mundial de ciberseguridad el año pasado, pero el director ejecutivo Clar Rosso citó un déficit de 3 a 4 millones. El sitio web sobre el mercado laboral de ciberseguridad Cyberseek descubrió que solo el 69% de los puestos cibernéticos se cubren en los EE. UU., mientras que un informe del gobierno del Reino Unido de 2023 observó una brecha de habilidades cibernéticas básicas entre la mitad de las empresas del Reino Unido. Roy Zur, del proveedor de ciberseguridad y habilidades digitales ThriveDX, calificó la escasez como un «problema autoinfligido», ya que las empresas buscan solicitantes con un nivel mínimo estricto de experiencia, agravado por una escasez de programas de capacitación especializados y acelerados.

Ir al artículo completo

Scroll al inicio